Datiles Rojos o Jujubes- Medicina Milenaria

También llamados azufaifo, dátiles chinos, jinjolero o fruta de la inmortalidad (Ziziphus jujuba su nombre científico).

Son originarios de China (donde se cultivan desde hace cerca de 4.000 años) pero hoy en día se cultivan también en otros lugares del mundo como Brazil, India, Estados Unidos, Georgia y Japón entre otros.

La planta de yuyuba puede crecer en forma de arbusto o árbol hasta 15 mts de altura y tiene espinas punteagudas. Sus flores producen unos frutos ovalados,  que al secarse se parecen mucho al fruto de la palmera datilera.

En China los dátiles rojos son una de las plantas medicinales más importantes;

Tienen un alto contenido de vitamina C, equivalente al de las fresas y mayor al de las naranjas. Además tienen un alto contenido en Potasio, Vitamina B1 y B2, calcio y betacaroteno.

El fruto seco es una muy buena fuente de energía  debido a su  alto contenido en hidratos de carbono.

Se utilizan para aliviar resfriados, despejar las vías respitarorias y para curar la tos. Para trastornos digestivos, del sueño, insuficiencia circulatoria y anemia. Se utilizan también para la la falta de apetito, el nerviosismo, la irritabilidad emocional y el cansancio.

Los frutos se pueden comer tanto como fruta fresca como deshidratada, cocinados o crudos. En la cocina China e India se utiliza para condimentar platos dulces o picantes. Se pueden usar al igual que cualquier otro fruto seco; ya sea mezclado en comidas o para picar.

En la fitoterapia China se prepara un té de dátiles rojos. Nada más se dejan hervir en agua durante 20 min.

Debido a un resfrío decidí experimentar con el siguiente brebaje:

 

RECETA:

3 dátiles rojos

Jinjibre seco entero

Jinjibre fresco

Galgante seco entero

Palitos de canela entera.

Introduje todo en una olla y lo dejé hervir durante 20 min. Me quedó un té delicioso que tomé durante 3 días 3 veces al día. Gran remedio!

Estos son los dátiles que yo pude conseguir. Probablemente se pueden encontrar orgánicos también.

Y mejor aún si es que los puedes tener en tu propia huerta. Es un árbol de desarrollo lento; su desarrollo óptimo es a los 20 años, aunque se pueden empezar a recolectar buenos frutos a partir del quinto o sexto año.

Aquí algunos consejos para su cultivo:

Temperatura: es muy flexible en cuanto a las temperaturas. Aguanta muy bien climas fríos y también temperaturas altas hasta 45 grados.

Suelo: Drenado y profundo es lo óptimo. Pero también crece sin problemas en suelos más pobres y secos.

Riego: lo óptimo es regarlo con regularidad pero también aguanta sequías.

 

 

Post Relacionados:

This entry was posted in Huerta & Salud. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*