La Huerta Gandaya: Cómo armar semilleros

Lechuga - Huerto de UrbanoEn marzo por fin hemos visto el sol; una pequeña primavera anticipada recorre nuestros campos y una actividad frenética invade los huertos de nuestra vega. Quizá sea el momento de más ritmo hortícola del año, pues los hortelanos de Arroyo despiertan del letargo del invierno para poner a punto sus huertas de cara al primer gran cultivo de la temporada: la patata. 

En estas tierras la patata se siembra el 19 de marzo, día del padre. Por supuesto hay quien las pone antes o después, pero siempre que el tiempo lo permite, se plantan alrededor de esta fecha. Con ello se pretende evitar las heladas tardías que podrían acabar con nuestra cosecha, pero también aprovechar esas lluvias que suelen caer en abril antes de que empiece la temporada de regadío.

Escarola - Huerto de Urbano

Nosotros estamos en este punto. Con el terreno labrado y estercolado, solo nos falta ensurcar el trozo que hemos destinado para este cultivo y poner las patatas. Un consejo para esta planta: no seáis tacaño con los surcos donde las plantéis, que sean grandes para que la planta pueda crecer a gusto.

También sería oportuno recordar que el estiércol que más le gusta a la patata es el de caballo, que suele venir con mucha paja, lo que consigue ahuecar el suelo y que la patata pueda crecer en condiciones óptimas. No olvidéis tampoco que este cultivo no es muy exigente en agua y que un exceso de la misma puede pudrir nuestros tubérculos, echando a perder la cosecha.

zanahoria - Huerto de Urbano

La otra gran actividad de este periodo es la preparación de semilleros. Sobre todo de tomates y pimientos, que son dos de los productos estrella de la temporada de verano.

Nosotros hemos hecho dos grandes semilleros en la propia huerta, al estilo tradicional, aunque también hemos puesto otros en la terraza, en bandejas de poliespán, para asegurarnos de que nos salgan las plantitas en un lugar u otro.

Sobre los semilleros en poliespán, en tarros de yogur, o en bandejas específicas para este uso hay mucha información, así que nosotros nos vamos a centrar en los semilleros que hemos hecho en la propia huerta, describiendo el proceso por si les puede ser de ayuda.

Lo primero que hay que hacer es delimitar la zona del huerto donde se va a ubicar el semillero. Si puede ser, por el centro del mismo pero, sobre todo, que reciba la luz del sol el mayor tiempo posible.

Es muy importante que la temperatura del suelo sea la adecuada. Por debajo de los 10 grados es complicado que las semillas germinen. Para acelerar el calentamiento, podemos tapar la zona donde vamos a hacer el semillero con plástico negro, que atrapa el calor del sol y se lo transmite a la tierra.

Semillero plástico- Huerto de Urbano

El tratamiento de la tierra también es vital. Como imagináis, el suelo del huerto no es como el sustrato que se suele comprar para hacer los semilleros. Por eso debemos prepararlo de forma adecuada. Romperlo bien con una horca para que quede suelto, incorporarle estiércol, envolver este estiércol y luego picar con el sacho hasta que quede todo muy finito.

Semillero estiércol- Huerto de Urbano

Si lo hacemos con paciencia, veremos que al final la textura del suelo no envidia en nada al sustrato que nos venden.

Ya tenemos el semillero casi preparado. Ahora solo hace falta poner las semillas y taparlas con tierra del mismo huerto tamizada con una criba. Es importante que esta capa sea finita para que facilite que las semillas puedan brotar a través de ella. En general se suele afirmar que el grosor de la tierra que cubre la semilla debe ser dos veces el tamaño de esta.

Semillero Cribado - Huerto de Urbano

No hay que olvidar seguir propiciándole cuidados al semillero. Que nunca le falte la humedad y que le dé todo el sol que pueda. Hay quien los tapa todo el tiempo con un plástico para provocar un efecto invernadero (nosotros hemos hecho esto con los semilleros de la terraza), pero otra opción es dejarlos al descubierto durante el día y solo taparlos por la noche con ese mismo plástico o con una manta térmica.

Desde luego este es solo un método. Nosotros hicimos dos de esta forma hace unos 12 días y de momento ya nos han brotado tomates de varias clases, lechugas, acelgas, cebollas y algunas berenjenas. De lo que no hay rastro aún es de los pimientos, pero lo cierto es que esta planta es muy friolera y más delicada a la hora de germinar.

Espero que en el próximo post os podamos contar que ya han salido todas las semillas y que lo han hecho con fuerza y ganas.

Post Relacionados:

This entry was posted in Entrevistas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*