Violeta Parra y las flores del Huerto

Para olvidarme de ti
voy a cultivar la tierra.
En ella espero encontrar
remedio para mi pena.

 

 

(Foto fuente: Wikipedia)

Ya chiquillos, quiero que escuchen esta canción con mucha atención y vayan anotando todas las plantas que se van mencionando. ¿Bueno?

A los alumnos les parece una actividad novedosa y, con sorpresa, veo que van escribiendo al son de un clásico de la música chilena: “La jardinera”. Si hay una artista que conoció el fragante idioma de las flores esa fue nuestra Violeta Parra.

Exhaustiva investigadora del campo chileno, conoció y recogió toda esa gran tradición, transformándola en algunas de las expresiones artísticas más destacadas de nuestro país. Siete son las flores y hierbas mencionadas en esta emblemática canción.

En conmemoración de los 100 años de su natalicio y en el marco de una serie de actividades realizadas en torno a su figura, analizamos junto a nuestros alumnos la canción, investigando sobre las propiedades de cada una de las plantas mencionadas y revelando algunos secretos que nos sugiere la autora.

Aquí plantaré el rosal
de las espinas más gruesas.
Tendré lista la corona
para cuando en mí te mueras.

Comenzamos con las rosas. Símbolo por excelencia del amor y la pasión, pero también del secreto (de ahí la expresión latina sub rosa como sinónimo de secreto o confidencialidad). Pero no es por las flores que las quiere la autora, sino por sus espinas. La corona de espinas, en la religión cristiana, es también un potente símbolo del dolor de la pasión de Cristo, rumbo a la cruz.

En concreto, sabemos que los pétalos de la rosa son comestibles y pueden utilizarse en distintas preparaciones, desde ensaladas hasta infusiones. Hace poco elaboramos juntos a nuestros alumnos jabones artesanales y entre los ingredientes que utilizamos teníamos también un “macerado” de rosas.

Para mi tristeza, violeta azul,

La violeta, además de darle el nombre a nuestra artista, también tiene usos culinarios dependiendo de la variedad. Postres, ensaladas o infusiones pueden ser preparados con esta flor; también se utiliza su esencia en algunos licores. Se ha probado con éxito como planta medicinal para afecciones respiratorias y para tratar el insomnio. Tradicionalmente se consideraba símbolo de lealtad y devoción. Se creía además que una infusión de violeta servía para curar las penas de amor.

clavelina roja, pa’ mi pasión,

Como un estimulante del sistema cardiaco se tenía a la clavelina, tal vez por esto se la menciona “pa´ mi pasión”. Es una planta muy resistente e ideal para quienes se inician en la jardinería ya que no requiere demasiados cuidados y es además perenne. Como todas las plantas rastreras son ideales para cubrir esos espacios que siempre quedan disponibles bajo especies más grandes como arbustos y árboles.

y, para saber si me corresponde,
deshojo un blanco manzanillón:
si me quiere –mucho, poquito, nada-,
tranquilo queda mi corazón.

¿Quién cuando niño no jugó al me quiere mucho poquito nada deshojando alguna margarita?
Similar a la manzanilla es el manzanillón, pero sólo de aspecto. También conocida como manzanilla hedionda, se le reconoce por su fuerte olor acre, a diferencia del agradable aroma de la manzanilla común. Aunque también goza de las propiedades digestivas de la primera, nos sirve como anti espasmódico y para reducir fiebres. No se recomienda para mujeres embarazadas pues puede resultar abortiva.

Creciendo irán poco a poco
los alegres pensamientos.
Cuando ya estén florecidos,
irá lejos tu recuerdo.

Si hay una flor que podría ser el fiel reflejo de Violeta Parra esos son los alegres (y rebeldes) pensamientos. Flor de invierno, pareciera ir contra la naturaleza, llenando de color nuestros huertos en la época más fría del año, aunque también se pueden sembrar a comienzos de la primavera para disfrutar de sus flores en verano. Son ideales para cubrir el suelo en los márgenes que tengamos disponibles para inhibir la aparición de “malezas”, combinándose con otras flores y arbustos. Al igual que la rosa, sus pétalos son comestibles y se utilizan para dar color a distintas preparaciones gastronómicas. Sus flores parecen rostros humanos y cuando comienzan a marchitarse se inclinan levemente hacia adelante dando la impresión de una persona sumida en sus reflexiones o “pensamientos”.

De la flor de la amapola
seré su mejor amiga.
La pondré bajo la almohada
para dormirme tranquila.

Conocido es el efecto levemente sedante de la amapola aunque no se debe confundir con la adormidera o amapola real, de la cual se deriva la producción del milenario opio y tantos otros productos analgésicos.
Sus semillas son muy populares en la preparación de pan así como para producir aceites esenciales. También se utiliza en la elaboración de productos cosméticos. Es además símbolo tradicional del consuelo.

Cogollo de toronjil,
cuando me aumenten las penas,
las flores de mi jardín
han de ser mis enfermeras.

Igualmente conocidas son las propiedades del toronjil o melisa. Típica planta medicinal, se destaca por su efecto calmante, especialmente efectivo por ejemplo en las taquicardias de origen nervioso o para conciliar el sueño. Su infusión ayuda también a una buena digestión. Sus aceites esenciales son muy utilizados, tanto en productos cosméticos como en aroma terapia.

Su flor es especialmente efectiva para atraer abejas por lo que su presencia resulta sumamente beneficiosa en cualquier huerto.

Así entonces los invitamos a seguir indagando en los saberes populares que Violeta Parra elevó a la categoría de arte. Esta es sólo una pequeña fracción de su inconmensurable obra. Mujer inmensa, inabarcable, ni siquiera ella pudo con el peso de su propia existencia. Como la protagonista de su canción que resultó ser tristemente premonitoria, terminó con su propia vida.
Pero no sin antes dejarnos algo. Ante la tragedia, como la Ofelia de Shakespeare, caminando hacia la muerte, cargando su propia cruz, va dejando flores a su paso.
Y generación tras generación las recogemos, las sembramos y las cultivamos. Llenamos de
color ese viejo sendero esperando encontrar un poco de paz, buscando nuestro reflejo, en el antiguo espejo de la tierra.

Y si acaso yo me ausento
antes que tú te arrepientas,
heredaras estas flores:
ven a curarte con ellas.

 

Post Relacionados:

This entry was posted in Consejos Mr. Urbano, Huerta & Salud. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*