Tomar la pala y empezar!

Maceto- Huerto - Huerto de UrbanoY llega ese momento de la vida en que te cuestionas todo, gran momento entre los grandes, quizás comparable al primer beso para algunos, no en mi caso… en el cual uno va “descartando raíces” a modo de poda sensible de su propia realidad.

Sin irme tanto por las ramas, ( y prometo no seguir haciendo metáforas baratas alusivas a la naturaleza!) me quería referir más que nada al momento en el que comprendemos que somos todo uno en el sentido cósmico de la palabra.

TODO: Que nuestros padres tuvieron también su adolescencia, que las publicidades crean y modulan nuestro deseo y que los tomates no vienen del cielo ni de la última oferta del supermercado.

Está bueno tomar conciencia, tomar la pala, sembrar la semilla en la tierra, cuidarla, esperar y verla crecer. Se puede. Yo pude y vivo en plena ciudad.

Es simplemente poner en práctica la trillada frase: “La basura de algunos puede ser el tesoro de otros” . Pero en ESTE caso, es de manera literal.

CÓMO SEMBRAR CALABAZAS DE MANERA SIMPLE  CON TUS PROPIAS SEMILLAS:

Zapallo o Calabaza - Huerto de Urbano

La próxima vez que compres un zapallo, en vez de tirar las semillas ( ojo, que si las tuestas quedan como piña colada!) puedes:

  1. Lavarlas con agua y secarlas.

  2. Envolverlas en una servilleta de papel un tanto húmeda con algunas gotas de agua, pero no empapada.

  3. Guardarlas dentro de una bolsita plástica ( preferentemente transparente para que le de el sol y acumule humedad)

  4. Esperar un par de días hasta que la semilla brote.

  5. Trasplantar a una maceta y listo! Planta de zapallo!

Por experiencia propia, puedo asegurar que la cantidad de brotes y plantas de zapallo que me crecieron fueron más de la cuenta! Un dato interesante es que al ser una planta trepadora, si uno tiene un balcón con enrejado, la planta se adapta fácilmente sin necesidad de incluir un tutor. Además, así se gana espacio para ir plantando otro tipo de plantas de más baja altura.

Por razones obvias, al tener un huerto urbano en mi balcón terraza, el espacio es mi principal problema. Pero conociendo qué plantas se adaptan mejor al lugar es la mejor solución que tuve a la hora de empezar este proyecto. Mi metodología de trabajo fue simple: prueba y error!

No hace falta comprar macetas. Si usas bidones de agua o botellas de plástico, las puedes adaptar a tu huerta. Créeme que a las plantas no les importa si están en un recipiente “fashion”, pero si les importa que las cuides y estén en un lugar apto para crecer y desarrollarse.

La idea es ser creativos y encontrar en los materiales reciclables de uso común, nuevos objetos: Resignificar lo que ya no le damos significancia!

Al igual que Herbert Marcuse (filósofo y sociólogo alemán) planteo el FIN DE LA UTOPIA con la toma de nuestras palas y con los pies bien sobre la tierra. ( perdón, había prometido no hacer más alegoría mediocres!)

No voy a prometerles falsedades: No van a poder auto-abastecerse por completo en pocas semanas. Tampoco los primeros meses. Pero van a sentir que sí se puede comenzar a entender el sistema y el proceso que estamos viviendo dentro del mercado de consumo alimentario.

Comprender que la soberanía alimentaria nos hace libres como individuos es un paso mínimo hacia la libertad individual.

Estoy hablando no sólo de conectarnos con lo más puro y real, como lo es la naturaleza sino también embarrarnos las manos, sentir la textura de las hojas, los aromas, los colores, hacernos más detallistas y estar más atentos a los cambios naturales ( de los que muchas veces estamos alejados y nos hace muy bien acercarnos).

Sino que también, la idea de tener un huerto urbano es la de poder conectarnos con lo que nos nutre, nos hace crecer y nos da vida. Entender que todo lleva su tiempo y su proceso. Que estamos tan conectados con aquel zapallo como lo estamos tan poco con aquella comida plástica insulsa y congelada de quien sabe cuándo y por quién está cocinada.

Es animarse de a poco a sentir que podemos ser el cambio que queremos ver en el mundo, o por lo menos y para comenzar, en el plato de nuestra cena!

Post Relacionados:

This entry was posted in Consejos Mr. Urbano. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*