Imitando los ciclos naturales: Permacultura

A lo largo de nuestro peregrinar como especie humana hemos avanzado mucho adquiriendo nuevos conocimientos acerca de lo que nos rodea,  llegando a tener maravillosas posibilidades tecnológicas; aumentar los años de vida de las personas, disminuir el índice de mortalidad infantil y descubrir curas para enfermedades que apenas hace unos años atrás eran mortales (aunque desafortunadamente estos beneficios no son para todos).

Foto: Círculos [Ángel, 2008]

Pero hoy nos toca afrontar con estos conocimientos una de las fuerzas más feroces que hemos alimentado con nuestro modelo de producción y de consumo; la contaminación.

Cárdenas Guzmán en su artículo La Economía Circular (2018) habla acerca de una propuesta innovadora (entre comillas), un modelo de producción y de consumo que sustituya al actual modelo lineal reutilizando los residuos e introduciéndolos nuevamente  al ciclo de consumo.

De esta forma evitamos que, por ejemplo, una bolsa de plástico que antes estuvo en una fábrica, que antes estuvo en una plataforma de extracción de petróleo que antes se encontraba en el subsuelo se convierta en cuestión de minutos en basura que contamina, que es inutilizable y que ya no posee valor. El modelo circular propone reintroducir esa bolsa de plástico como materia prima “la contaminación se genera por los recursos que no aprovechamos” (p. 9) Dice Guzmán al iniciar su artículo.

Este nuevo modelo no es otra cosa que el complejo ciclo que la naturaleza realiza y nos muestra todos lo días con los “desechos” que son degradados y se convierten nuevamente en materia prima para la vida. No es un modelo nuevo, es una mirada más atenta a los procesos naturales, un intento de imitarlos e introducirlos, en la manera que inventemos, para producir, consumir y desechar.

Actualmente la economía circular ha sido desarrollada sobre todo en empresas que tienen la posibilidad de controlar mejor sus procesos, al contrario de sistemas más complejos como el de un país, donde la administración se convierte en algo mucho más difícil de manejar.

También en la permacultura, donde se busca construir un hábitat sostenible, imitando a la naturaleza, podemos encontrar este principio cíclico como un elemento básico explicado de forma sencilla “En el mundo natural, la “contaminación” no existe. Dentro de un ecosistema, cada desecho es útil en otra parte del sistema” (p.8)

Foto: Permacultura [Ladyverd, 2015]

 

Todo esto me conduce a hablar acerca de un proyecto que conocí en la Ciudad de México. El proyecto Ecoducto Río de la Piedad, este ecoducto es un río que hoy se encuentra contaminado y entubado como todos los ríos de la ciudad y que se está buscando revivir con el esfuerzo de personas de distintas disciplinas como la hidrología, agricultura, biología, movilidad urbana y espacios públicos.

Estamos presenciando el resurgir de un río que en su tiempo no supimos aprovechar porque no fuimos conscientes de su lugar en los ciclos de la naturaleza y de su importancia para la ciudad.

 

Ecoducto Río de la Piedad [AGU, 2018]

 

¿Cómo participar en este tipo de proyectos? o dicho de otra forma ¿Cómo tus conocimientos de cultivos pueden formar parte de proyectos así? ¿Cómo podemos mejorar la calidad de vida en nuestras ciudades? De alguna forma ya contribuyes a esto con tus sembradíos, tu huerto, tu jardín, con un consumo moderado y sobrio, con la administración racional de lo que ganas evitando comprar chucherías que nada aportan a nuestra vida.

Tal vez tú que participas en algún curso de huertos urbanos puedas contactar gente que se encuentre apoyando proyectos parecidos, tal vez tú que vas a la universidad puedes encontrar algún amigo, profesor, investigador que se encuentre participando o esté involucrado en algún proyecto del tipo. O quizás  tú, un hortelano común y corriente, puedes ofrecer iniciativas a tu comuna que hagan de nuestra ciudad un lugar más ecólogico.

Busca en páginas oficiales de tu ciudad o de tu país proyectos o convocatorias, aprovechemos nuestros conocimientos para mejorar el lugar donde vivimos, aprovechemos las oportunidades que se nos presenta para involucrarnos más en la vida pública.

 

REFERENCIAS

Cárdenas Guzmán, G. (enero, 2018). Economía circular. ¿Cómo ves? 230(20). Recuperado de http://www.comoves.unam.mx/numeros/articulo/230/economia-circular

 

Spiralseed. (s/f). Permacultura una guía para principiantes. Recuperado de https://drive.google.com/file/d/0B1twL3wk23AXTVlubGZLSjlycWc/view?usp=sharing

Post Relacionados:

About Fabiansembrador

Soy alumno del colegio de Bibliotecología y Estudios de la Información en la UNAM, pueblerino del estado del Guerrero en México, hijo de familia campesina lo cual me ha dejado como herencia un cariño muy grande por el campo, las plantas, los frutos, la tierra.
This entry was posted in Consejos Mr. Urbano. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*