El suelo en tu huerta: el drenaje

Un factor que condiciona tanto la vida microbiana como el correcto desarrollo de las raíces es el drenaje del suelo.

El exceso de drenaje provoca un mal aprovechamiento de los recursos hídricos, donde sólo una pequeña fracción de agua es absorbible por las raíces. Esto implica pérdida de nutrientes y un gran gasto en las labores de cultivo para obtener resultados productivos pobres.

Un drenaje pobre implica una acumulación excesiva de agua que reduce el oxígeno y la capacidad de transpiración de las raíces. Los nutrientes no se pueden absorber y proliferan hongos y bacterias anaeróbicas (no requieren oxígeno para vivir) que causan enfermedades y pudriciones de difícil solución.

La inversión en mejorar el drenaje de un suelo debe hacerse desde el primer momento en el que aparecen problemas, ya que los costes de convivir con el problema son superiores.

Suelos con excesivo drenaje deben voltearse y mezclarse con materia orgánica. Al menos exigen aplicar entre 80 y 100 t/ha de compost vegetal o desechos animales de caballo, oveja y vaca.

Suelos con lento drenaje tienen que voltearse y mezclarse con arenas o materiales de granulometría grande, que permitan oxigenación de suelos y una correcta aireación .

*Colaboración de Antes todo esto era campo

Post Relacionados:

This entry was posted in Consejos Mr. Urbano. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*