Chilco (Fuchsia magellanica Lam.)

chilcoEn mapudungún ‘acuoso’ o ‘aguachento’.

Porque volvemos a reconocer nuestro cuerpo como el territorio propio y desde este lugar, la profunda necesidad de cuidarnos, protegernos y amarnos. Para esto, la utilización de las hierbas medicinales como terapia, invita a agudizar los sentidos: el sabor, la vista, el tacto y el olfato, principalmente. En este post, profundizaremos un poco más acerca del Chilco, arbusto que crece de manera silvestre y que se cultiva también en jardines por su destacada belleza.

Desafiada a escribir este segundo post, comencé a mirar detenidamente con cuáles hierbas, arbustos, plantas y árboles co-habito en este territorio: las que estaban antes que llegáramos a esta casa en un cerro de Valparaíso y las que, de manera silvestre, crecen a nuestro alrededor. De esta forma, nos encontramos con el Chilco, Fucsia o Chilchilco en nuestro patio, un arbusto nativo perenne, con presencia desde Coquimbo hasta Magallanes y que se caracteriza organológicamente por ser frágil y delgado, tanto en sus ramas, como hojas, flores y frutos. Nos dimos cuenta, observando el lugar en que decidió echar raíces, que le gusta la humedad, la sombra.

Nos llamó la atención el color de sus tallos, de color violeta oscuro y la belleza de sus flores. Quizás los colores que lo representan, se asocian con la sangre. Y claro, estudiándolo nos dimos cuenta que su uso se asocia a dolencias menstruales (emenagogo) y renales (diurético).

chilco-2

Para el uso interno terapéutico se utilizan los tallos, hojas y flores, que es donde encontramos la mayor cantidad de principios activos y se suele utilizar en infusiones (hojas y flores) o decocciones (tallos, hojas y flores). Siempre será importante recordar, que la relación, por ejemplo, de 100 gramos de hierba seca, equivale a 200 o 300 gramos de hierba fresca…

Infusión y decocción:

Para la infusión, se recomienza poner flores y hojas en una olla de loza, cerámica, vidrio o acero (no se recomienda ni el aluminio ni el hierro), incorporar, para 1 litro de agua, 6 cucharadas de hierbas frescas (3 en caso que sea seca), luego agregar el agua a punto de hervir, tapar el recipiente y dejar reposar de 3 a 5 minutos (el agua condensada en la tapa, debe ser devuelta a la preparación, ya que allí se acumulan algunos aceites esenciales de la planta necesarios para el fin terapéutico buscado). Colar o filtrar y beber de 1 a 3 tazas al día, caliente o fría. Ahora, si prefiere la decocción, utilice ramas, hojas y  flores y hierva por 5 minutos, en las mismas proporciones que para la infusión.

Propiedades:

Algunas de las propiedades del Chilco son:

– Emenagogo: que estimula o favorece el flujo menstrual (irregular, escaso o doloroso), alivia los dolores de la plenopausia (menopausia).

– Frebrífugo: disminuye la fiebre.

– Diurético: aumenta el flujo de orina, resultando de utilidad para afecciones a los riñones, para la retención de líquido y para adelgazar.

chilco-1

 

Cómo reproducirlo:

Para quienes se sientan interesadas/os en cultivar este arbusto, ya sea para uso terapéutico o para uso ornamental (lo que no es excluyente), se recomienda a través de estacas o esquejes, aunque el Chilco, del mapudungún ‘acuoso’ o ‘aguachento’se reproduce por semillas, pero demora alrededor de 3 años en florecer.

Post Relacionados:

This entry was posted in Consejos Mr. Urbano. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*